Ser sordo y tener una emergencia.


Como en tantos y tantos asuntos, hasta que no te toca de cerca, no sabes que existe un problema que afecta a un colectivo que no es el tuyo. Esto al menos es lo que suele suceder, aunque siempre habrá alguien tan empático que está al tanto de los problemas de todo el mundo.

El 1-1-2 es el número de emergencias único europeo, y garantiza que cualquier persona pueda llamar en todo el territorio de la UE y recibir una respuesta adecuada a su demanda, siempre que sea por una urgencia o emergencia, claro. ¿Esto se cumple? Sí, salvo errores de las compañías telefónicas, podemos llamar al 1-1-2 en toda Europa. ¿Esto garantiza el acceso de todas las personas a los servicios de emergencias? Pues no. Para llamar hace falta cumplir unos requisitos básicos, como tener teléfono, que tenga batería (sin cobertura de tu operador también puedes llamar, siempre que en la zona haya cobertura de otro de la competencia), y lo más importante: poder oír y poder hablar.

¿Alguien que no sea sordo o mudo se había parado a pensar esto? No vale tener familia del colectivo. Seguramente la respuesta mayoritaria será: NO.

Bien, yo tampoco hasta que hice un curso de Lengua de Signos para personal de seguridad y emergencias. Posteriormente, a través de mi web, emergencias112,  tuve conocimiento de que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ULPGC, trabajaba en un proyecto para que las personas sordas pudieran acceder a los servicios de emergencias a través de la TDT-i (Televisión Digital Terrestre interactiva), de modo que contacté con ellos y terminé participando en el proyecto.

Sobre el proyecto baste decir que ya existe, que es operativo y que la ULPGC y la Cátedra Telefónica lo ofrecen gratuitamente a cualquier servicio de emergencias que lo quiera, aquí pueden obtener más información: http://catedratelefonica.ulpgc.es/blog/112accesible/2010/07/12/resultados-del-proyecto-112-accesible/

Pero yo quería hablar de otra cosa ¿Alguien se ha parado a pensar en las dificultades que presenta para una persona no poder recurrir a los servicios de emergencias cuando le hace falta sin contar con un tercero? ¿Qué hay de la intimidad? En nuestro trabajo se incide muchísimo en el secreto profesional, y por si fuera poco esto viene a terminar de protegerlo la Ley Orgánica de Protección de Datos, que prevé unas sanciones de hasta 600.000 euros, de modo que más vale cumplirla porque si no lo haces es preferible ir a la cárcel que cargar con esa hipoteca de por vida.

Bien, en el 1-1-2 se reciben muchas llamadas en las que el alertante (aquel que llama), le cuenta al operador cosas que no sabe nadie de su entorno. No pocas veces te llama alguien pidiendo una ambulancia para el padre o la madre, mayores ya, y tienen que susurrar porque ni el propio paciente sabe que tiene una enfermedad muy grave. O puede ser algo más prosaico, como una enfermedad venérea o incluso un malestar estomacal, y nadie la gusta ir contando por ahí que tiene diarrea, o gonorrea.

Pues una persona sorda que necesite hacer una consulta a un médico del 1-1-2, salvo en contados lugares, tiene que contar con un intérprete que se va a enterar de todo. Y no hablo de un intérprete profesional que puede estar sometido a secreto profesional, sino que tendrá que recurrir a un vecino, un amigo o un familia ¿Dónde queda su intimidad?

Por tanto, el arbitrar medidas para que los sordos puedan tener un acceso directo UNIVERSAL a los distintos servicios públicos, porque aunque yo me ciña a las emergencias hay muchos más, sin más intermediarios que los estrictamente necesarios.

Aunque es probable que el panorama haya mejorado, porque en algunos lugares como Galicia ya se estaba trabajando en ello, adjunto un estudio sobre cómo está actualmente el acceso a los sistemas de emergencias en Europa, lo hicimos desde la ULPGC y es breve e ilustrativo: http://www.rcysostenibilidad.telefonica.com/blogs/documentoscatedras/superando-las-barreras-del-sonido-en-los-servicios-de-emergencias/

Como soy uno de los autores, puedo poner este gráfico, pero creo que el documento bien merece una lectura

ImagenD

De modo que insisto en que tenemos un problema en esta sociedad en la que hay, según datos oficiales, unas 900.000 personas con hipoacusia, de las cuales 200.000 son sordas. Es un colectivo al que debemos tener en cuenta.

PD.- 29/09/2016 Actualmente el 1-1-2 de la Región de Murcia cuenta con un sistema de acceso para personas sordas, basado en la “APP 112 Murcia Accesible“, y también por SMS. Toda la información en el siguiente enlace: http://www.112rm.com/dgsce/accesibilidad/index.php

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. doryroro dice:

    Reblogueó esto en Doryroro's Blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s