Necesidad de cambios en la relación con los perros. Actuación policial.


Imagen

Vivimos en una sociedad en la que cada vez hay más presencia de animales de compañía. Desde hurones o iguanas hasta los más habituales gatos y perros. De estos últimos quiero hablar hoy, ya que acabo de leer un documento publicado por el Grupo para el Estudio de la Violencia hacia Humanos y Animales, GEVHA, el “Manual básico de intervención policial con perros”. ( http://www.gevha.com/aplicacion/cuerpos-policiales/1356-manual-basico-de-intervencion-policial-en-incidentes-con-perros ).

Evidentemente conviene leerlo, es breve, para poder entender lo que pretende ser un análisis sobre el mismo.

Si bien comparto la mayoría de las conclusiones del mismo, fundamentalmente que hay que darle formación a la policía sobre cómo actuar en caso de intervenciones en las que haya perros involucrados, creo que peca de “buenas intenciones” y no se percata de la realidad de los cuerpos policiales en España, que hay que empezar por los responsables políticos de las distintas policías.

Por ello recomiendo leer también el informe de la Asociación Profesional de Policía sobre “El agente de policía: reacción ante el peligro“, originariamente se podía descargar en http://www.asopol.org pero esa web está inoperativa y se puede acceder al mismo desde el siguiente enlace: http://www.acfsevt.es/documentos/INFORME_REACCION_ANTE_EL_PELIGRO.pdf Este informe deja clara la necesidad de mayor formación en el uso de armas de fuego por parte de los agentes, y también explica por qué, llegado el caso, la reacción es fundamentalmente instintiva, por lo que pretender que en casos como el del ataque de un perro (sea o no súbito), es algo muy complejo.

Imagen

Precisamente el desconocimiento de la etología canina será el factor determinante para que un agente de policía termine disparando contra un perro al que cree agresivo, que es algo que se trata en la introducción del texto de la GEVHA.

Hay que tener en cuenta que la responsabilidad sobre la escasa formación y los escasos medios de la policía a este respecto es de las administraciones de la que depende cada Cuerpo Policial, de modo que esta información, además de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, debe ir enfocada a ser recibida por los responsables políticos que toman las decisiones en última instancia.

El manual se divide en varios apartados, siendo uno muy interesante el de las principales causas del uso de la fuerza letal,  realmente no puedo estar más de acuerdo con lo expuesto allí, pero me gustaría incidir en el último punto, el de la mala planificación si se sabe que hay un animal en el domicilio, donde no se recomienda que se hagan movimientos rápidos para no estimular al perro, que podría atacar:

No se puede esperar que la policía deje escapar a una persona a la que debe detener sólo para evitar la posibilidad de tener que disparar contra el perro si entiende la carrera como algo que le impele a atacar. El enfoque está, lógicamente, destinado a la protección del perro, pero hay que tener en cuenta que los agentes que intervienen tienen que valorar muchísimos detalles y tienen otra prioridad, la consecución de su misión salvaguardando su integridad, la del detenido y la de cualquier otra persona.

Evitar la fuerza letal: En demasiadas ocasiones esa opción será la primera si el agente se siente amenazado. Habitualmente son situaciones en las que el policía tiene escasos segundos para tomar una decisión y ya hemos destacado que hace falta más formación. De todos modos, para que un policía pueda interiorizar algo tan complejo como la identificación del lenguaje corporal del perro y sus intenciones, y sobre todo para que no dispare en cuanto se sienta amenazado, se debe dar una formación completa, con prácticas y que no se logra en 10 horas de clase. Será preciso lograr crear un curso que garantice resultados y que sea impartido de forma homogénea a todos los cuerpos policiales. En un país en el que cuesta que se le pueda dar clases de primeros auxilios a los policías, veo muy complejo que se llegue a poder dar la formación propuesta por el manual a corto o medio plazo. Pero estoy de acuerdo en que debe hacerse en cuanto sea posible.

Las sugerencias de autodefensa contra el ataque del perro van contra el más elemental instinto de supervivencia. Si yo tengo un arma de fuego, y la opción es tirarme al suelo y adoptar una posición fetal rezando para que no me muerda, sin duda dispararía. Lo que me juego es mucho. Y a fin de cuentas hay que neutralizar al perro. Eso a día de hoy, sin la formación de la que hablo en el párrafo anterior. No discuto que con la formación adecuada esta opción sea la primaria para cualquier policía. Pero pensándolo en frío mientras escribo esto, se me pone la piel de gallina sólo de imaginarlo, la verdad.

Sobre el caso práctico, difiero bastante del análisis de esa actuación que presenta el informe, especialmente en sus propuestas de actuación. Desde el punto de vista de proteger al perro son ideales, es cierto, pero desde el punto de vista policial, son inviables y paso a explicar por qué, aunque antes inserto el vídeo para que aquellos que no lo hayan visto, puedan hacerlo y opinar:

http://www.youtube.com/watch?v=qMV0IWNNKGk

Breve análisis; todos nosotros tenemos sobrado tiempo de ver una y otra vez el vídeo para hacernos una idea de lo que haríamos o dejaríamos de hacer. El agente en cuestión, que no es el que detiene al sujeto, tuvo escasos segundos para decidir. Se vio amenazado y probablemente actuó instintivamente. No sin antes haber tratado de reducir al perro mediante su propia correa, creo que es evidente que no tenía intención de matarlo, sino todo lo contrario. A mi también me encantaría conocer técnicas para actuar en estos casos, pero si no son MUY entrenadas, lo más probable es que se termine del mismo modo. Si sirve de algo, soy amante de los animales, hasta tuve un perro que entrené y dediqué a Terapia Asistida, de modo que lo último que querría es ver a un perro tiroteado, pero veo el vídeo y sigo pensando que es una resolución difícilmente evitable de una situación compleja.

Desde el punto de vista exclusivo del comportamiento animal, las pautas aportadas por el manual son bastante lógicas, pero al introducirlas en una intervención policial, donde hay tantos factores sin despejar en la ecuación, creo que son difíciles de llevar a la práctica.

Ahora cosas concretas sobre las propuestas del manual sobre esta intervención concreta, una de ellas es pedirle que cierre las ventanillas, ya que las ha dejado abiertas y el perro puede salir (como terminó ocurriendo). Pedirle que cierre las ventanillas implica que va a conectar el contacto del vehículo, o que se podría introducir en el mismo, dándose a la fuga o accediendo a cualquier arma que pudiera llevar en el coche (no olvidemos que hablamos de los Estados Unidos de América).

Otra sugerencia del manual sobre este caso es pedirle al público que se aleje o que no haga ruido para no alterar al animal, no sé en EE.UU. pero en España pedirle a la gente que se marche y/o guarde silencio es utópico. Cualquier intervención atrae a la gente, especialmente si hay un perro o armas de por medio, habrá gritos, nervios, tensión y grabaciones.

Para ir terminando, creo que las propuestas del  “Manual básico de intervención policial con perros” son buenas, pero falta añadir el programa de un curso concreto impartido por los profesionales adecuados, con conocimientos de etología canina e intervención policial, que otorgue a los policías las habilidades necesarias para enfrentarse a estas situaciones con garantía de éxito, probablemente la necesidad de mayor dotación de medios públicos (vehículos adaptados para llevar animales, recintos donde mantenerlos, lazos para capturarlos, e incluso otras armas para los agentes, como pistolas eléctricas tipo “taser”), y antes de todo eso toca convencer a los responsables políticos de los cuerpos policiales. A partir de ahí, se podrá avanzar en esta materia.

portada

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. “creo que peca de “buenas intenciones” y no se percata de la realidad de los cuerpos policiales en España”
    El manual ha sido elaborado mediante guías de buenas prácticas de expertos en etología e intervención policial, así como por agentes de policía españoles con experiencia en rescates e intervenciones con animales. La realidad de los cuerpos policiales es la que nosotros queremos que sea, del mismo modo que se ha ido evolucionando en otros países que estipulan formación obligatoria en incidentes con animales, especialmente perros.
    “la mala planificación si se sabe que hay un animal en el domicilio, donde no se recomienda que se hagan movimientos rápidos para no estimular al perro, que podría atacar: No se puede esperar que la policía deje escapar a una persona a la que debe detener sólo para evitar la posibilidad de tener que disparar contra el perro si entiende la carrera como algo que le impele a atacar.”
    En el manual se hace hincapié en que hay que mejorar la formación policial en las intervenciones teniendo en cuenta, además, otros aspectos como la posibilidad de encontrarse con un animal.
    “Evitar la fuerza letal: En demasiadas ocasiones esa opción será la primera si el agente se siente amenazado. Habitualmente son situaciones en las que el policía tiene escasos segundos para tomar una decisión y ya hemos destacado que hace falta más formación. “
    No siempre es el caso, existen documentados bastantes incidentes donde incluso los mismos agentes cuestionan el uso de fuerza letal por parte de un compañero.
    “De todos modos, para que un policía pueda interiorizar algo tan complejo como la identificación del lenguaje corporal del perro y sus intenciones, y sobre todo para que no dispare en cuanto se sienta amenazado, se debe dar una formación completa, con prácticas y que no se logra en 10 horas de clase.”
    Los policías, igual que otros profesionales, estamos entrenados (que no quiere decir preparados) para hacer frente a posibles situaciones de riesgo como la atención a un delincuente o un enfermo mental agresivo. Del mismo modo en que los agentes aprenden a reducir e intervenir en un caso de un enfermo mental agresivo, donde, por desgracia, a veces sí han usado la fuerza letal, no creo que sea excesivo un entrenamiento elemental o el establecimiento de un protocolo municipal donde intervengan, si es posible, los técnicos que SÍ saben actuar.
    Tengamos en cuenta que, ya en USA, las denuncias a cuerpos policiales por disparos injustificados a perros generan un gran gasto y una imagen dañada, mientras que la inversión en cursos formativos en escasa.
    “En un país en el que cuesta que se le pueda dar clases de primeros auxilios a los policías, veo muy complejo que se llegue a poder dar la formación propuesta por el manual a corto o medio plazo. “
    En esto, de nuevo USA y otros países nos llevan mucha ventaja. De todos modos, en el ISPC sí se imparte formación en primeros auxilios y me parece vergonzoso si hay academias y escuelas de policía donde no se den los mínimos conocimientos en soporte vital básico y primeros auxilios.
    “Las sugerencias de autodefensa contra el ataque del perro van contra el más elemental instinto de supervivencia. Si yo tengo un arma de fuego, y la opción es tirarme al suelo y adoptar una posición fetal rezando para que no me muerda, sin duda dispararía.”
    En este caso se habla de si se ha perdido el arma. Lo de rezando, creo que no es necesario. No creo que para un policía sirva mucho rezar, ejem, pero sí formarse.
    Respecto a la actuación policial en Hawthorne, existen muchas versiones. El mismo Jefe de Policía es el primero que lamenta cómo acabó la situación. ¿Realmente hacía falta detener a alguien que no opone resistencia alguna y que además tiene un PPP? (Ya sabemos cómo acabará la historia). ¿Esperaba el Departamento de Policía que el perro estuviera en un coche hasta la mañana siguiente? ¿Habían avisado a Animal Control para que se hiciera cargo del animal? ¿Hubieran actuado del mismo modo si el detenido hubiera estado con su hijo? NO. La precipitación y el abuso de la fuerza pueden hacer cometer errores irreparables.
    Respecto a añadir el programa de un curso específico, no es el objetivo del manual.

    Me gusta

    1. Hola Nuria, muchas gracias por participar, es todo un honor que respondas en el blog.

      Como verás tras la lectura completa, básicamente estoy de acuerdo en todo, sólo que a día de hoy lo veo de MUY difícil aplicación en España. Claro que con entrenamiento se puede hacer todo, pero ¿Quién da ese entrenamiento? Yo trabajo día a día con la policía, en la calle y en cursos, y sé cómo está la situación. Me cuesta creer que los responsables del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, el Cuerpo General de la Policía Canaria o las Policías Locales de Canarias (Comunidad en la que resido actualmente), se vayan a plantear este asunto en los próximos años. A eso, exclusivamente, me refiero.

      Creo que sería estupendo lograr impartir formación en esta materia, creo que sería estupendo que no se matara a un solo perro en una intervención policial, pero también creo que de momento eso no va a ser una prioridad, aunque manuales como el que has publicado son un primer paso indudablemente.

      Me gusta

      1. Pues la GC misma tiene instructores que imparten formación sobre cómo enfrentarte a estas situaciones. Respecto a La Policía de Las Palmas, demostraro que no siempre hace falta el uso de fuerza no letal https://www.facebook.com/photo.php?fbid=699752450042164&set=a.648464405170969.1073741830.641676489183094&type=1&theater

        Me gusta

  2. Otro apunte que considero que es importante destacar y que también se refiere a la intervención policial en casos de maltrato a animales: no se trata de ser o no un amante de los animales para no dispararle o para recoger una denuncia. ¿verdad que cuando se denuncia el robo de un iphone el agente recoge la denuncia no porque sea un amante de los iphones? Ojalá hubiera más sensibilidad y más afinidad hacia los animales en todas las profesiones, pero mientras no sea así, no podemos confiar en que se ejerza una buena praxis en función de las preferencias personales sino en la minimización de daños (incluídos los animales). Éste es un buen ejemplo de cómo el disparo a un perro puede acabar con un grave problema de seguridad ciudadana: mujer herida de bala cuando un policía intentaba disparar a su perro http://myfox8.com/2013/06/26/crews-on-the-scene-of-officer-involved-shooting-in-winston-salem/

    Me gusta

    1. Por desgracia también hubo un herido de bala por un disparo a una persona en Puerta del Sol, Madrid, por parte de un agente de la Policía Municipal que defendía su vida. Una bala atravesó al agresor que trataba de apuñalar al agente y alcanzó en un ojo a un viandante. Afortunadamente el agente no sólo fue absuelto, sino que el juez lo felicitó por su actuación.

      Me gusta

      1. Pues si hubiera sido un Mosso se le hubiera abierto un expediente. No puedo comentar casos en público, espero que lo entiendas.

        Me gusta

  3. Respecto al disparo a un perro por equivocación en una dirección (parece una broma pero justo hace poco ha habido un caso), el Jefe de Policía Minton se ha comprometido a proporcionar entrenamiento a sus agentes para encuentros con perros. El perro es, para más inri, un perro de terapia http://www.wfaa.com/news/texas-news/212185641.html
    Entrenamiento a raíz de este caso: http://www.keyetv.com/news/features/top-stories/stories/leander-police-receive-dog-training-after-shooting-10161.shtml

    Más controversia sobre el caso Hawthorne: abogados cuestionan la actuación policial y creo que eso es lo que conviene hacer en estos casos ¿Hay otra manera de hacer las cosas? ¿Podemos pararnos a reflexionar 5 segundos sobre las consecuencias de lo que estamos haciendo o vamos a hacer? : Robert Helfend, a defense attorney in L.A. said that it seems police didn’t have a plan in place with how to deal with the dog.
    ‘It would seem, in hindsight, that the officers could have simply let Mr. Rosby go temporarily, to contain his animal,’ Helfend said. ‘They then could have permitted Mr. Rosby to phone someone to pick up the dog. The so-called crime that Mr. Rosby supposedly committed was not life-threatening nor was he a danger to the community.’
    El jefe de la policía de Hawthorne ahora está estudiando que se ofrezca formación http://www.dailybreeze.com/ci_23637166

    La mayoría de disparos a perros son más que cuestionables:

    *Spartanburg-tethered dog
    *Fayetteville, NC dog in house
    *Kentucky dog shot in home when burglar alarm call answered
    *El Dorado, Illinois at wrong address
    *Hell’s Angels case, dogs shot in house
    *Detroit, 3 dogs killed on property
    *Minneapolis dogs killed in house, blood splattered on kids
    *Charlotte Weavers dog, police opened gate
    *Regina police ignored beware of dog signs
    *Alameda, 2 dogs shot on their property
    *San Antonio, 2 puppies shot in home
    *Justice for Merlin, dog tased on property
    *Pepperball shooting, dog shot in home
    *Sandusky, Ohio dog killed in yard
    *South Holland dog shot on its own porch
    *Vinny shot in yard with terminally ill child present, cops at wrong address
    *El Monte police ignore beware of dog signs and shoot dog on property
    *Oklahoma dog shot 4 times in her yard
    *Center Line, Michigan kill mama dog in her own yard
    *Pit named Cindy shot when police broke into wrong apartment owner at work
    *Marshall County dog killed by police in her own yard
    *Riverside family, dog shot by police who had come onto the property
    *Commerce City police killed Chloe in her own garage (caught on video)

    Me gusta

  4. Por supuesto, termino agradeciéndote la molestia de leerte el manual y compartir tus impresiones. Cualquier comentario constructivo, aportación e invitación al diálogo para mejorar cualquier intervención es más que bienvenido 🙂

    Me gusta

    1. Un millón de gracias de nuevo. La cuestión es ¿Qué proponemos entonces? Yo soy uno de los interesados en que exista esta formación. Ya fuera del manual ¿Conoces algún curso en España que se adapte a las necesidades reales y a los medios que hay aquí? ¿Profesionales preparados que puedan preparar estos cursos e impartirlos?
      El último curso que hice en la ULPGC lo dirigía un guía canino de la Policía Municipal de Madrid, para mi gusto muy bueno, supongo que habrá más profesionales polivalentes como él que sepan dar clases y conozcan la etología canina y el trabajo policial real ¿Desde GEVHA tienen intención de organizar algo de estas características?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s