Un parto para recordar.


Por @jldecastellvi

Hay servicios que se quedan en la memoria por muchos motivos, este fue uno de los memorables por positivo. Espero que te guste leerlo tanto como a mi recordarlo. Lo recupero tras haberlo compartido en Twitter, bajo la etiqueta #BeautryStrikesBack , dedicado a Ernesto Filardi (@HacheFilardi). Así que con esto inauguro una nueva sección del blog, en la que iré contando historias bonitas de las que pasan de vez en cuando en los servicios de emergencias. Por supuesto, estás más que invitado a contar la tuya también. Bueno, viajemos en el tiempo, a otros años y otra vida:

Estaba de guardia en la medicalizada, hace muuuucho tiempo. En aquel entonces éramos dos técnicos*, un enfermero y un médico. Los 2 técnicos siempre trabajábamos juntos, y aunque teníamos un equipo estable de medicos y enfermeros, como ellos eran autónomos y nosotros contratados por la empresa de ambulancias, lo que podía variar cada guardia era el médico y el enfermero. Este compañero llevaba una racha terrible de servicios en los que había muerto algún niño, o había resultado herido grave. La verdad es que estaba muy afectado. Y ese día nos activaron para un parto complicado, y de gemelos, en un sitio relativamente remoto.

Cuando llegamos, encontramos un complejo turístico antiguo, construido en la ladera de una montaña. Había una cuesta pronunciada que la ambulancia casi no puede subir (era un modelo viejo), y luego costó un rato llegar hasta el apartamento concreto con todo el equipo. Ascensores y escaleras diferentes, muy laberíntico. A todo esto, mi compañero con cara de entierro, preocupado. Ya había otra unidad de soporte vital básico en el lugar, que poco había podido hacer hasta entonce. Así que cuando por fin entramos en el piso, está la mujer tumbada en el sofá y por allí que asoma un pie negro. Parto podálico**, seguimos complicando la historia. Los padres eran blancos, el color era por la cianosis, aquello cada vez pintaba peor. Así que el médico decidió no perder tiempo y pusimos a la madre sobre una mesa que habíamos despejado y cubierto con una sábana de la ambulancia, se aplicó cierta técnica y allá que vino el primer niño. Sin respuesta. Así que a reanimar al bebé sin perder de vista a la madre, ni al otro que seguía dentro. Por suerte respondió rápido a las maniobras, ahora tocaba mantenerlo caliente y vigilado.

Recapitulemos, parto gemelar y podálico en un sitio de difícil acceso. Uno de los profesionales con malas experiencias con niños.¿me sigues? Bueno, se decide que el segundo puede esperar hasta el hospital de referencia, ahora toca organizar la evacuación. Yo voy con el bebé (no es un regalo, por muy bucólico que pueda parecer), el resto del equipo tiene que evacuar a la madre y todo el material. Cabe destacar que la familia se portó muy bien, y la señora tuvo un comportamiento que podemos definir como heroico. Así que se opta por pedir el helicóptero. Toca ir a una zona cercana donde puede tomar tierra, así que allá vamos. El bebé en una ambulancia y la mamá en la otra.

Ahora nos ponemos en situación con dos ambulancias que se paran junto a una playa de una zona turística. Llega protección civil. Llega la policía local. Se empieza a juntar gente a ver qué es lo que ocurre. Ahora llega un helicóptero medicalizado y aterriza allí en medio, en el paseo maritimo, sobre una rotonda. Todo el mundo expectante.

Primero acercamos una de las ambulancias y bajamos a la madre para subirla a la camilla del helicóptero. Alejamos esa ambulancia y acercamos la siguiente. Bajamos con el bebé en brazos y se lo ponemos a la madre entre los suyos. El publico se empieza a emocionar al empezar a percatarse de lo que pasa. Me acuerdo y me emociono yo también. Por fin nos alejamos todos, y el helicóptero pone la secuencia de despegue en marcha para poder volar al hospital de referencia. Cuando despega, mi compañero y yo, que no habíamos dicho ni mu, nos miramos el uno al otro y nos damos un abrazo de esos que te dejan sin respiración. Y toda la gente que estaba mirando empieza a aplaudir. Pero no tenían ni idea de lo que aplaudían. Ni de lo que llevábamos por dentro… La noticia salió hasta en el telediario, unos días después vi al padre mientras dejaba a otra embarazada en el hospital, parece que todo salió bien y el segundo bebé nació por cesárea. Nos dio las gracias siempre que le pusieron un micrófono delante.

El otro día decía que no lo echo de menos. Pero hay cosas que sí. O que merecen que las recuerde. A veces marcamos la diferencia. Sólo a veces… ¡pero merecía la pena!

11032645_10204996165560360_8599784474414742844_o
La foto es de otro día, pero casualmente están algunos de los protagonistas de la historia 😉

 

*Técnicos en Emergencias Sanitarias (aunque entonces todavía no existía el ciclo de grado medio).

** Parto en el que el bebé viene presentando los pies hacia el canal de parto, situación compleja porque en el parto normal, lo primero que sale es la cabeza.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s