Prepárate para una invasión zombi, y estarás listo para todo.


Por Juan Luis de Castellví* @jldecastellvi

De vez en cuando podemos leer en algún medio, con sorna, “tal universidad hizo un estudio sobre qué pasaría en caso de invasión zombi“, o “el ejército de los Estados Unidos hace ejercicios con una invasión zombi“, y todo el mundo se ríe mucho. Pero lo cierto es que es un ejercicio perfecto. Si lo planteas con seriedad, y eres capaz de prepararte para lo que podría suceder si se diera una situación “de película”, estás preparado para prácticamente cualquier eventualidad.

lanoche
Fotograma de “La noche de los muertos vivientes”. George A. Romero (1968).

¿Estás hablando en serio, Juan Luis?“, totalmente en serio. Cuando doy cursos de coordinación de emergencias, o de logística en catástrofes, aprovecho para recomendar una lectura muy interesante, pese a encuadrarse en el género de ciencia ficción, más que en el temario de un curso. Se trata del libro “Guerra Mundial Z“, de Max Brooks. Sí, el mismo en el que se basa (ligeramente), la película protagonizada por Brad Pitt. El libro narra cómo se enfrentó la humanidad a una epidemia de muertos vivientes, y para ello pasa por temas de tratamiento y atención de enfermedades infecto-contagiosas, geopolítica, defensa, logística, política, psicología, y un largo etcétera que maravillará a cualquiera que estudie estas materias, más allá de que le guste o no el género de la novela. Pero aunque menos conocida, probablemente más interesante todavía sea otra obra del mismo autor, “Zombi – Guía de supervivencia“, en la que como su nombre claramente indica, nos proporciona claves para prepararnos ante la posibilidad de una catástrofe del tipo “invasión zombi”.

fotogran_1
Fotograma de “El amanecer de los muertos”. Zack Snyder. (2011).

No, no me llevo publicidad por estos libros, no hace falta que los leas. Pero si te dedicas a la logística de catástrofes, a Planes de Emergencias, o a dar clases sobre dichas materias, es un ejercicio interesante. Sobre todo si tenéis tiempo, porque abarca todos los campos imaginables, y no se acaba en una tarde.

Obviamente hablo de ejercicios teóricos, en los que tener en cuenta las rutas de evacuación, rutas de suministros, la protección de la población, el tratamiento de las enfermedades, la interrupción de servicios básicos, la ruptura del orden social, y un largo etcétera, no de maquillar a actores y simular que nos muerden. Eso es divertido para Halloween, pero no muy útil a nivel profesional.

¿Te animas a llevarlo a cabo? Nos lo puedes contar en los comentarios del blog, en la página de Facebook o en nuestra cuenta en Twitter.

 

Imágenes:

La noche de los muertos vivientes.

El amanecer de los muertos.

*Las opiniones del autor son personales, no representando a la institución para la que trabaja.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s