Ayudar vs grabar: lo humano contra el ego.


Por Juan Luis de Castellví @jldecastellvi

¡BUM! Un estruendo terrible mientras una fuerza invisible y una ola de calor te lanza contra la pared de tu habitación de hotel.Te zumban los oídos, sangras por la nariz y te cuesta enfocar la vista rodeado del polvo de las paredes destruidas mientras todavía caen cascotes de la fachada y el techo. Miras alrededor, se te empiezan a despejar los oídos mientras te incorporas, reparas en la sirena de evacuación del hotel, en los gritos de terror alrededor de ti. Peticiones de ayuda en diversos idiomas; a lo mejor no entiendes lo que dicen, pero sí su tono de urgencia. Ya te han dicho que te vistas y que evacues el edificio. Te asomas a la ventana y descubres que una explosión ha destrozado el edificio de enfrente, afectando también gravemente al tuyo. Por fin eres consciente de lo que pasa, aunque no sabes si ha sido un accidente o un atentado, pero estás en París y en realidad primero piensas en un atentado.

Y tu primera reacción es sacar el móvil y ponerte a grabar. No evacuas, no acudes a ayudar a la gente que está pidiendo auxilio. Grabas y envías las imágenes de destrucción, en las que tú eres el protagonista, para que cualquiera pueda verte, en medio del caos, en internet.

¿Qué clase de persona eres? ¿Qué clase de persona carece de la más mínima empatía para acudir ante los angustiosos gritos de auxilio que se oyen el vídeo de tus 15 minutos de fama? Yo puedo escuchar perfectamente al marido de Laura pidiendo ayuda, desesperado. Me podrás decir que no era en tu idioma, que no lo entendías. Pero eres italiano, él gritaba en español, y desde luego sabes que no era un cliente llamando al servicio de habitaciones. Sería comprensible que alguien huya porque tiene miedo, porque no sabe ayudar de ningún modo, porque se bloquea. Pero poner tu vida en peligro para grabar, sin protegerte, sin ayudar a nadie, ¿Que dice eso de ti?

img_20190117_143812_572

Por desgracia esto empieza a ser la norma y no la excepción, da igual que sea en los Estados Unidos, en Francia, que el que lo haga sea un ruso, un italiano o un español, porque cada vez vemos más actitudes de este tipo ¿Hacia dónde va la sociedad? ¿Por qué se siguen fomentando este tipo de conductas? ¿Qué podemos hacer para remediarlo?

A menudo se habla de normas represoras, pero muchas de las normas terminan siendo necesarias para vivir en sociedad. No conozco el código penal francés, pero en España existe la omisión del deber de socorro, difícilmente aplicable en este caso, pero si no podías hacer nada más por esa mujer que acabó muriendo, Laura era su nombre, al menos podías haber buscado ayuda en vez de estar grabando las ruinas. No tenías un miedo insuperable, deberías estar huyendo o ayudando, no grabando. También murieron dos bomberos de París, Simon y Nathanaël.

img_20190117_142123
Foto de @GuillaumeAuda en Twitter.

Me da igual que el protagonista del vídeo lea esto o no, porque no lo escribo para él. Lo escribo para ti que lo lees. Para todos aquellos que se van a encontrar en una situación similar en el futuro, como víctimas relativamente ilesas o como meros testigos desde el cordón policial, que se den cuenta de la falta de humanidad que representa esta actitud, que los cambios sociales están bien, que las nuevas tecnologías son estupendas, siempre que sea para mejorarn y no para involucionar como seres egoístas que sólo buscan un momento de fama efímera en las redes sociales y que todos sus contactos de Facebook o Twitter les pongan un “me gusta” o compartan su relato. Así no.

 

De la omisión del deber de socorro

Artículo 195

  1. El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.
  2. En las mismas penas incurrirá el que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.
  3. Si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, la pena será de prisión de seis meses a 18 meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años.

Número 3 del artículo 195 redactado por el apartado septuagésimo del artículo único de la L.O. 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 26 noviembre).Vigencia: 1 octubre 2004

Artículo 196

El profesional que, estando obligado a ello, denegare asistencia sanitaria o abandonare los servicios sanitarios, cuando de la denegación o abandono se derive riesgo grave para la salud de las personas, será castigado con las penas del artículo precedente en su mitad superior y con la de inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio, por tiempo de seis meses a tres años.

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/lo10-1995.l2t9.html

 

Dedicado a mi amoga Fernando Maujo, que me sugirió el tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s