¿Qué es la psicología de emergencias?


¿Qué es la psicología de emergencias?

Por Mercedes Cavanillas de San Segundo*

Chaleco psicologo Soy psicóloga de emergencias desde hace 16 años. O podríamos decir que empecé a aprender psicología de emergencias hace 16 años, porque aún sigo aprendiendo. Y ejerzo mi función como voluntaria, y de forma remunerada y a través de empresas privadas especializadas. Y ¿qué hace un profesional de la psicología de emergencias? me pregunta la gente, desde hace 16 años. Unos con curiosidad, otros con cierto miedo, por si acaso quieren “meterse en ese mundo”. Otros, con escepticismo … cuando empecé, algún compañero me dijo “A ver, ¡la gente también se muere en Kenia y no tienen psicólogo/as que les cojan la manita!” Y otra pregunta que me hacen muchos compañeros de profesión es “¿Quién puede hacerlo? ¿Cualquier psicólogo/a?

Voy a intentar contestar a las preguntas y, con permiso, lo voy a hacer desde mi propia experiencia.

Yo tenía mi carrera de Psicología, especialidad Clínica (eso pone en mi título, cuando yo acabé la carrera no existía el PIR), y luego hice un (primer) máster en Psicoterapia. Aunque veía pacientes, la vida, posteriormente, me llevó por el camino de los Recursos Humanos. Y así estaba yo, compatibilizando mi trabajo en Recursos Humanos con ver pacientes, cuando decidí que quería hacer un voluntariado. Por pura casualidad, encontré un curso de Psicología de Emergencias en el Colegio Oficial de Psicólogos, y lo hice. Y pensé, “bueno, esto no es tan difícil, sabiendo de Psicología Clínica y con la experiencia en manejo de crisis que da mi trabajo en Recursos Humanos… “. Así que busqué un sitio donde poder “hacer eso”. Y encontré el voluntariado en SAMUR-Protección Civil de Madrid.

Ahí me llevé el primer disgusto. No me dejaban hacer “sólo” psicología de Emergencia. Para poder hacer guardias “de psicólogo”, había que hacer el curso que en aquel momento (2003) equivalía al Técnico en Emergencias Médicas. 120h de teoría y 80h de ambulancia.  Yo no tenía ningún interés en aquello, y para ser sincera lo de ver sangre no me hacía mucha gracia, pero si había que hacerlo, lo haría. Y empecé el curso y las prácticas. Y un taller especializado en Psicología de Emergencia, en concreto sobre intervención en crisis: cómo comunicar malas noticias y apoyar en el inicio del duelo.

En mis primeras intervenciones, vi que una crisis de ansiedad en emergencias es, en ocasiones, mucho más intensa de lo que había visto nunca en consulta. Y que hay que manejarla de diferente manera. Vi que las personas en crisis funcionan de manera extra-ordinaria (reacciones NORMALES ante una situación ANORMAL), y que mi formación anterior me ayudaba, pero no me preparaba del todo, al tipo de atención que hay que dar en ese momento. Y de eso aprendí mucho de mis compañeros, no sólo de los psicólogo/as, sino de los TES (Técnicos en Emergencias Sanitarias), enfermeros y médicos. Y aprendí mucho del auténtico trabajo en equipo.

Derrumbe Ritz

Y fui a mi primera parada cardiorrespiratoria, a “atender” al marido de una mujer extranjera a la que habían apuñalado casi directamente en el corazón. Y entendí porqué me hacía falta el TEM, o al menos conocimientos de emergencias. El contexto en el que tenía que intervenir era, para cualquiera que lo viera desde fuera, un caos: tenía un montón de luces, de gente con uniformes y chalecos brillantes corriendo de allí para allá, y no sólo tenía que trabajar con el familiar; los conocimientos “adquiridos” sin darme cuenta me permitieron “valorar la escena”, saber como moverme sin estorbar a los compañeros, donde colocarme con el familiar para intervenir con él…. También me permitían saber a quién pedirle información sobre el estado de la paciente, y entender dicha información (transmitida deprisa y corriendo para focalizar en salvar la vida de la persona), para poder trasladarla de forma adecuada a los allegados. También me permitían hacer una valoración sanitaria del estado físico de las personas a atender. No es lo mismo atender a alguien que ha sufrido algún tipo de lesión (en que hay que evaluar otros aspectos además de los psicológicos), que no. En aquella ocasión, también, tuve que intervenir, no sólo con el familiar, si no con dos amigos que iban con ellos. Y tras acompañar al médico en la comunicación de fallecimiento, e intervenir con los tres, al ir hacia el vehículo, ví un policía, de cierta edad, llorando. El policía se acercó al (reciente) viudo y se abrazaron llorando, mientras el policía musitaba “perdón, no he podido cogerlo, ¡perdón!”.

Ese día descubrí (de “corazón”, porque “en teoría” ya lo sabía) que las personas a las que atender no sólo eran víctimas directas, familiares y allegados. También eran los propios intervinientes. Estuve bastante rato interviniendo con el policía, que había estado 15 minutos corriendo detrás del “presunto” apuñalador, y no había conseguido cogerle. Lloraba de rabia, frustración y por empatía con el familiar. También él necesitaba apoyo psicológico. Me di cuenta de “lo importante que es cuidar a quienes nos salvan y ayudan, de cómo a veces nos olvidamos de que ellos y ellas también son personas y no son ajenas al estrés que supone una emergencia, a la presión a la que están sometidos cuando hay vidas humanas en juego” (tomado del texto de Daniel Fernandez Moreno, Presidente de ASINPEC, https://www.facebook.com/Dani573/posts/10218192707906955)

​Permitidme que dé un salto en el tiempo y lleguemos al 11M. Yo ya llevaba más de un año como voluntaria, ya había acudido a muchos avisos, y, por tanto, me sentía “perfectamente capacitada” para afrontar esa situación. Craso error. Nada te prepara para una catástrofe o IMV (Incidente con Múltiples Víctimas). Nada, mas que una catástrofe anterior. Yo he ido aprendiendo de catástrofe en catástrofe. Si ya es estresante la emergencia cotidiana, la intervención en IMV lo es muchísimo más. La incertidumbre, el caos del principio, el número de personas a las que atender, el contagio emocional, la falta de recursos para alcanzar a todo…. La tele y la radio mandaron mensajes de “¡hacen falta psicólogos/as!” y cientos de psicólogos/as, de todas las especialidades, llenos de generosidad, acudieron al IFEMA con la intención de ayudar. En muchos casos, preguntándonos con desesperación “qué podían hacer ellos/as”. En muchos casos, sin saber ni cuales son las reacciones habituales de una persona en crisis, ni cómo manejarlas, ni cómo ayudar en el inicio del duelo…. Parte de mi trabajo en aquellos días fue dar “formación express” a colegas para que pudieran intervenir. Por ejemplo, hubo un psicólogo (de los que vinieron generosamente ante la llamada), que vino a buscarme gritando “porque a su paciente le estaba dando un infarto”. El paciente tenía una crisis de ansiedad muy intensa. Pero él no había visto nunca ninguna así, así que no sabía discriminarlo.

psicologo samur dando apoyo
Foto SAMUR

Muchos intervinientes sufrieron secuelas psicológicas en aquel momento. Es habitual en eventos especialmente relevantes para el interviniente. Los que tenían mucha experiencia, los que teníamos poca, y los que no tenían ninguna. Los psicólogos/as de emergencia organizamos sesiones y grupos de apoyo y ayuda “posteriores” a la intervención, para intervinientes, para ayudarles a procesar y canalizar todo el impacto emocional, y detectar posibles afecciones más profundas que se deberían tratar en otros contextos.

Desde entonces, me planteé una misión que aún sigo llevando a cabo: tratar de formar a posibles intervinientes en dos aspectos: Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) básicos, y Técnicas de Autocuidado para Intervinientes.

Desde entonces, he recibido muchos cursos de formación en psicología de emergencias. Pero de lo que más he aprendido es de la experiencia en la calle, y de mis compañeros en emergencias, psicólogo/as o no. De TES, médicos, enfermeros, policías, bomberos….

PSICOLOGOS_emnergencia-640x428
Foto: Centro de Emergencias de Castilla y León.

En resumen, ¿QUÉ HACE UN PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA DE EMERGENCIAS?

Evidentemente, hacemos algo más que “coger la manita”, aunque no hay que infravalorar el impacto de la empatía y el acogimiento en este tipo de situaciones. Hacemos:

  • INTERVENCION EN EMERGENCIAS (cotidiana o IMV) CON IMPLICACION DE ASPECTOS PSICOSOCIALES: (como, por ejemplo, paradas cardiorrespiratorias, intentos autolíticos, accidentes graves, agresiones sexuales, violencia de género, violencia doméstica, maltrato infantil o a ancianos, atención en sucesos graves de duración variable (como por ejemplo desapariciones de seres queridos, como pueden ser el caso Julen, o Gabriel, o Marta del Castillo, o Diana Quer….)
  • Evalúa el estado psicológico de los afectados (sean víctimas directas, familiares, allegados, testigos o intervinientes) y establece si es necesario o no intervenir.

53cec78423-3645_10200827524468957_539092787_n

  • Si es necesario intervenir, interviene, aplicando los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP): siendo estos el conjunto de estrategias orientadas a prevenir o disminuir consecuencias negativas en la salud mental de los afectados. ¿Cómo? Entre otras cosas, aparecen los siguientes aspectos:
  • Manejar reacciones inmediatas que puedan aparecer, puesto que tras el impacto inicial, la persona puede experimentar fuertes reacciones emocionales (ira, ansiedad, shock,…) que el profesional puede gestionar adecuadamente.
  • Escuchar activamente, facilitar la expresión de lo que ha pasado, piensa o siente, ayudando en la ventilación emocional y la gestión de sus pensamientos y emociones. Muchas veces, las personas al narrar lo sucedido están desahogándose, reorganizando su vivencia, se trata de facilitar que la persona ordene, asimile y acepte lo ocurrido.
  • Facilitar información, ya que probablemente la persona en ese momento no posee los recursos necesarios para hacer frente a la situación, no posee información de que hacer y cómo, o de qué va a pasar después, trámites a realizar, posibles recursos necesarios a corto o medio plazo, etc.
  • Facilitar la toma de decisiones y proporcionar apoyo en la ejecución de pasos concretos: Aunque parezca muy sencillo, en ocasiones las personas se encuentran tan bloqueadas por el elevado impacto emocional de la situación que están viviendo, que les puede costar tomar decisiones e incluso realizar conductas sencillas, como puede ser marcar un teléfono.
  • Detectar y prevenir la aparición de posibles secuelas psicológicas.

(resumen de Primeros Auxilios Psicológicos adaptado del libro “Apoyo Psicológico en Situaciones de Emergencia”, coordinado por T. Pacheco, ARAN EDICIONES S.L. 2013)

  • APOYO A INTERVINIENTES: Como se ha dicho, es muy necesario detectar, apoyar e intervenir si es necesario, a los intervinientes, que también son personas, y por tanto vulnerables ante eventos críticos.
  • FORMACION:
  • En psicología de emergencias a otros psicólogos/as
  • En PAP básicos a intervinientes para atender a afectados (no sólo es imposible que haya un psicólogo/a de emergencias por cada evento, sino que los PAP los puede proporcionar cualquier persona adecuadamente formada. Muchos intervinientes (TES, enfermeros, médicos, bomberos, polícias….) intervienen a diario en crisis de ansiedad, intentos autolíticos, y muchas otras situaciones críticas, y lo hacen muy bien, teniendo formación sobre los PAP.
  • En técnicas de Autocuidado y Autoprotección Psicológica para Intervinientes
KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA
Foto del SAMUR

¿QUIEN PUEDE REALIZAR PSICOLOGIA DE EMERGENCIAS? En mi opinión, en su parte más especializada de psicología, cualquier psicólogo/a con la formación necesaria, que incluye aspectos clínicos, intervención en crisis, conocimientos y experiencia en emergencias, aspectos de psicología social…. Y un elevado nivel de autogestión emocional.

¿QUE ITINERARIO FORMATIVO SE PUEDE SEGUIR?

La Psicología de Emergencias no es una especialidad formal, independiente y reconocida dentro de la Psicología, al igual que pasa con los profesionales de medicina y enfermería de emergencias. Desde el COP existe una iniciativa para acreditar a aquellos profesionales con formación y experiencia suficiente, se puede consultar en http://www.acreditaciones.cop.es/, pero está aún en proceso.

Existen en el mercado diferentes masters y cursos de postgrado que se pueden realizar, que dotan de los conocimientos teóricos necesarios, y suelen incluir prácticas. Un ejemplo sería el Máster en Intervención Psicológica en Situaciones de Crisis, Emergencias y Catástrofes de la Universidad Autónoma de Madrid junco con Cruz Roja (https://www.uam.es/ss/Satellite/es/1242654675830/1242656742315/estudiopropio/estudioPropio/Experto_en_Intervencion_Psicosocial_en_Situaciones_de_Crisis,_Emergencias_y_Catastrofes.htm), pero hay varios más por todo el territorio nacional

Para ponerlo en práctica, hasta donde yo sé, de momento y a través de voluntariado, se puede realizar en diferentes instituciones como pueden ser SAMUR-Protección Civil o los ERIE de Cruz Roja. En términos remunerados y/o voluntarios, muchos Colegios Oficiales de Psicólogos tienen acuerdos con sus correspondientes Comunidades Autónomas para proporcionar psicólogos de emergencia en los casos en que sean necesarios.

De forma remunerada, en el ámbito privado existen empresas que prestan servicios de psicología de emergencia a empresas que lo requieran.

Para trabajar como psicólogo/a de emergencias en el Sistema Nacional de Salud, en las pocas plazas que hay, este momento se exige como requisito mínimo tener la especialidad de Psicología Clínica (bien vía PIR o homologación), y además se valora la formación y experiencia en Psicología de Emergencias.

Para terminar, si que gustaría transmitir, que no sólo es una disciplina fascinante, en la que, si te gusta ayudar, estás ayudando a las personas en lo que probablemente sea uno de los peores momentos de su vida…. si no que es sumamente necesaria. Para todo tipo de personas objeto de la intervención: víctimas directas, allegados, testigos, intervinientes, …. ¿Quién cuida a los que cuidan?

#YoApoyoPsicologíaDeEmergencias

 

*Mercedes Cavanillas de San Segundo

Psicóloga de Emergencias en práctica privada, y como voluntaria en el Equipo Psicosocial de SAMUR-Protección Civil.

Psicologa General Sanitaria. Coach ejecutivo. Docente en Psicología de Emergencias y Habilidades en general en empresas.

Email: cavanillas@cop.es

Blog: Vivir con psicología. 

Facebook. Mercedes Cavanillas Psicóloga y Coach.

LinkedIn 

Imágenes:

Todas las imágenes son propiedad de Mercedes Cavanillas, salvo la que están indicadas de otro modo en la propia foto: SAMUR, en el siguiente enlace. 112 Castilla y León, en el siguiente enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s